Entrada a la Feria de Navidad en la Plaza de Toros de Pamplona

Pamplona y sus mercadillos de Navidad

Con este post inauguramos una sección que se repetirá todos los miércoles y que pretende ser un punto de inflexión de mitad de semana en la que dejaremos a un lado la información, los rankings y las locuras que se nos vayan ocurriendo; y daremos un espacio a la opinión sobre distintos temas en torno a Pamplona. Intentando siempre huir de la política, nuestro objetivo es llamar la atención, sugerir, plantear debates y nunca sentar cátedra sobre nada.

Y comenzamos hablando sobre la Feria de Navidad de la Plaza de Toros o el mercadillo que se suele montar también en la plaza del Castillo. Que están muy bien; pero tienen muy poco de navideños. Ir se ha convertido en una costumbre y, estando tan céntricas, todos acabamos pasando por ellas más tarde o más temprano durante las fechas de Navidad. Del mismo modo que pasamos por los puestos de la Taconera en San Fermín. Pero no encontramos nada demasiado navideño ni diferente a lo que puedes encontrar en cualquier otro mercadillo que se monta a lo largo del año: garripañadas, los saquitos para calentar en el microondas, camisetas de rock, joyas diseñadas por algún artesano, etc. 

Mercadillo medieval en Pamplona para conmemorar el Privilegio de la Unión

Deberían estar más tematizadas, del mismo modo que lo está el mercadillo medieval que se monta cada año para rememorar el Privilegio de la Unión. Y creemos que, bien hecho, podría dinamizar mucho el turismo en la ciudad en fechas navideñas. El modelo está claro: los mercadillos de Navidad europeos que logran encarnar en sí mismos todo el espíritu de la navidad de la ciudad y hacen que mucha gente acuda a visitarlos; pero adaptado también a nuestra forma de ser y cultura. Algo que ninguna ciudad española realiza  (excepto Madrid aunque ya está un poco pasado de moda desde que Chencho se perdió en él) y que, como decimos, podría ser una buena oportunidad para atraer turismo

Está claro que luego llevarlo a la práctica no es tan sencillo: hay que buscar comerciantes o artesanos que trabajen adornos y objetos navideños en un ámbito cercano para que acudan al mercado, hay que darle cierto contexto cultural que año tras año logre que se afiance y se construyan tradiciones en torno a él. Pero creemos que tenemos el contexto: nuestra propia historia y una tradición propia que podemos contar a otros y promover.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s